Yo y… Yo y Kaminski

¡Finalmente hoy se estrenó la película!

Javier_web

En Abril de 2013 iba rumbo a Barcelona, cuando recibí un llamado… Tatiana de X-Filme quería hablar conmigo sobre una pequeña participación en la próxima película de Wolfgang Becker, el famoso director de “Good Bye, Lenin”.

Ya hacía un tiempo que había conocido a Wolfgang en lo de Detlef. ¿Que quién es Detlef? Detlef era un amigo, artista y galerista que tenía su legendaria galería “Art.Dego” justo frente a la ventana de mi sala. Solía cruzarme con mi mate y el termo y, sentados en el banquito de la vereda o dentro, entre cuadros siempre cambiantes, charlábamos de todo un poco. De él aprendí muchísimo y conocí a gente interesante y grandes artistas.

Yo, Lydia y el ThereminEl rodaje comenzó en Mayo y tuve que volar dos veces a Colonia. La primera vez conocí a la Thereminista Lydia Kavina y, juntos, preparamos varias piezas para que Wolfgang eligiera las que mejor se adaptaran a las escenas. Un par de las elegidas las grabamos en estudio ese mismo día.

El Theremin es un instrumento mágico y Lydia una intérprete fantástica. Los sonidos que genera son de otras dimensiones y tiempos…

Las dos escenas en las que participamos con ella son bien bizarras. Se tratan de un concierto en la casa del gran artista Manuel Kaminiski y de la consiguiente cena con todos sus invitados… y su biógrafo, Sebastian Zöllner, que se autoinvita. Allí estaban casi todos los actores principales: Daniel
Brühl, Jesper Christensen, Amira Casar… sólo me perdí de conoceer a Geraldine Chaplin.

En el set, el aire era relajado y muy amigable… cada escena se filmaba una y otra vez, con las dos cámaras de un lado, luego del otro… otra vez de por allí… cada pequeño detalle debía repetirse exactamente de la misma manera. ¡Lo pasé fantásticamente bien! Disfruté mucho del trabajo y pude apreciar la atmósfera artística, muchas veces subestimada, de una gran producción fílmica. Son necesarios tantos artistas invisibles: máscara, maquillaje, cuadros (!), títulos… ¡Todo aquello que se hace de todo corazón y con toda la dedicación es arte para mí!

Una de las piezas que habíamos elegido para la película es este hermoso “Nocturne” de Thierry Besançon. Aquí puedes disfrutar del canto del Theremin en las manos de Lydia (aunque ni siquiera roza el aparato), mientras yo practico la sincronización:



Y aquí el Trailer de la película (en alemán, por ahora)… no te la pierdas!

¡Me gustaría saber tu opinión! Aquí abajo podés dejarme un comentario: